Se acerca un nuevo año y comenzamos a pensar en la lista de deseos o quizás más bien de retos, que nos marcamos para conseguir algunas de las cosas que nos motivan.

En Abay también nos hemos propuesto un deseo, acabar el año 2018 pasando de cuatro a ocho las aulas canguro, acabando así con la lista de espera de niños que cada año quedan fuera de nuestras aulas.

Es por ello que te pedimos que este año nos incluyas en tu lista de deseos para el próximo año, que participes en cumplir con este gran reto.

Durante los próximos días te seguiremos dando muchas razones para hacerlo.

…a los “ya padrinos” os pedimos que escribáis vuestras razones para haberlo hecho ya…

Información en el correo apadrinamientos@abayetiopia.org

Porque con la escolarización en nuestras Aulas Canguro estamos mejorando la precaria higiene de los pequeños y con ello reduciendo el riesgo de enfermar. El acceso al agua y útiles de aseo en sus hogares es casi inexistente, por lo que entre las rutinas diarias están incorporados los hábitos de higiene personal.

Porque establecemos la paridad de género consIguiendo la incorporación de tantas niñas como niños.
Las niñas en Etiopía tienen un papel en muchas ocasiones relegados a servir al resto de la familia, ir a por el agua o leña, atender las tareas de la casa, cuidar de sus hermanos menores..
En Abay trabajamos en el aula la discriminación por razón de sexo desde edades tempranas.

Porque en la Escuela Canguro nuestros niños con discapacidad tienen espacio, su espacio, el Aula de Necesidades Especiales. Además, conocida la especial dificultad de las familias para el cuidado de estos niños tenemos un programa de apoyo económico condicionado a la escolarización e incluso hemos iniciado un programa de acogimiento familiar.

Porque tras el aseo, la jornada continúa con el desayuno… como en cualquiera de nuestras casas, como debe ser… para afrontar con energía una mañana llena de actividades.

Porque apadrinando a un niño en la Escuela Canguro, también estás posibilitando que sus madres se alfabeticen.
A las 6:30 horas de la mañana, las madres de nuestros canguritos reciben clase en el aulario de la escuela de niños pastores.

Porque monitoras, cocineras y limpiadoras se seleccionan, de entre mujeres de la población de Gaba, por el Comité local para incorporarse al equipo de trabajo y son formadas por voluntarios. Ellas son quienes soportan la principal carga de trabajo de las aulas canguro con el apoyo de dos maestras tituladas en Jardín de Infancia y un maestro con titulación universitaria.

En el equipo de Abay en Gaba contamos un trabajador social, cuya principal tarea es combatir el absentismo y realizar intervención para ayudar a resolver problemas en la comunidad y directamente de las familias, apoyado en el presupuesto que generamos mediante el programa de apadrinamiento Fondo Comunitario.


Porque el programa de apadrinamiento también permite la financiación de los costes de atención sanitaria, desde el pago de la medicación prescrita en el Puesto de Salud hasta, en caso necesario, el traslado hasta Holeta y Hospitales de Addis Abeba. Se consigue con ello recuperar la sonrisa tras una enfermedad

Info: apadrinamientos@abayetiopia.org