escuelacanguroMigranodearena  La escuela infantil canguro  forma parte del proyecto de Centro Polifuncional Abay.

Actualmente la escuela infantil proporciona educación, alimentación y sanidad a 260 niños y niñas de entre 3 y 6 años distribuidos en 8 aulas, una de ellas de necesidades especiales.

De la información obtenida por Abay mediante la comunicación de maestros del colegio de Bacho Walmara, de representantes del gobierno local, informes de los servicios sociales de la comarca, incluso de los propios niños mediante las cartas que nos envían dentro del proyecto de hermanamiento de colegios  y principalmente de nuestros representantes y voluntarios con formación en Trabajo Social hemos podido realizar un análisis exhaustivo de la situación social en Walmara, determinando que hay niños pequeños, menores de 5 años, que están muy mal atendidos, sin comida ni higiene, ni ropa, ni atención médica. Uno de los problemas que encontramos entre los menores que motiva su absentismo escolar es la carga familiar que tienen, pues desde edades muy tempranas cargan con sus hermanos menores lo que imposibilita el acceso a la escolarización. Uno de los problemas que encontramos en los niños menores de 5 años y que motivan una eleva tasa de mortalidad infantil son la aparición de enfermedades banales que como consecuencia de nulos cuidados y hábitos higiénicos inexistentes se convierten en trágicas enfermedades. La escasez de alimentos a edades tempranas provoca una elevada predisposición a padecer múltiples patologías que convierten a estos niños en las principales víctimas de la pobreza.

 La Escuela Infantil Canguro, dentro del Centropolifuncional Abay, dada su estratégica ubicación cercana a la Escuela de Bacho Walmara, pretende ser un lugar de referencia para los menores de la zona, especialmente para los más vulnerables: menores huérfanos, enfermos, con familias multiproblemáticas, familias monoparentales…                        

 En esta zona es fundamental crear recursos que atiendan a los pequeños más vulnerables, puesto que de su desarrollo personal, educativo y  social dependerá el futuro de la comunidad. Con respecto a las necesidades que tiene previsto atender, encontramos las siguientes:

–          Aula saludable: en numerosas ocasiones encontramos en Walmara a menores con problemas de salud que simplemente con unas condiciones higiénico-alimenticias adecuadas mejorarías considerablemente su estado.

–          Concilioteca: Existe un gran número de familias en la que los progenitores tienen largas jornadas laborales que les impiden atender a los hijos más pequeños, quedando al cuidado de hermanos mayores. Con esta situación limitamos las oportunidades de los hermanos-cuidadores de escolarización, encomendándoles además tareas que no son propias de su edad. Esta problemática se agudiza en el caso de familias monoparentales.

–          Centro de Día ante situaciones de Crisis: Existen muchas familias que por motivos de enfermedad, pobreza extrema, desempleo, violencia intrafamiliar, etc. no pueden cumplir con su función cuidadora. Sin embargo, cuando estas situaciones de “riesgo social” no desembocan en la “desprotección” de los menores que los lleve a un internamiento en centro (orfanato), se requiere de centros de días que favorezcan su adecuado desarrollo en un entorno saludable.

–          Comedor infantil: los niños que por diferentes motivos sean atendidos en el aula canguro mantendrán una correcta alimentación durante los periodos de su estancia cuidando especialmente la alimentación en situaciones de afección por alguna patología.

–          Actividades deportivas: mediante la iniciación de los niños en la práctica deportiva se pretende por una parte la adquisición de hábitos en el terreno del ocio saludable y que los niños, una vez finalicen la educación infantil, continúen participando en programas de Abay que permiten el seguimiento y con ello la detección temprana de cualquier problema que puedan tener. Los objetivos planteados son:

  • Favorecer el desarrollo cognitivo, psicomotor, afectivo-social y de la personalidad de los menores a través del juego, los juguetes y las actividades lúdicas adecuadas a cada edad.
  • Proporcionar a los pequeños un espacio donde aprender jugando, divertirse y desarrollar su imaginación y creatividad junto a su grupo de iguales.
  • Facilitar la integración y el desarrollo de los niños con necesidades educativas especiales y con alto riesgo de marginación social a través del juego, ya que éste es un elemento integrador que consigue que éstos adquieran rutinas, normas simples, valores sociales y de convivencia… etc.
  • Afianzar los conocimientos académicos básicos que van adquiriendo en la escuela por medio de una metodología lúdica.
  • Ofrecer un espacio donde las condiciones higiénicas y la alimentación favorezcan el desarrollo sano de los menores, enseñándoles a éstos y a sus familias hábitos saludables en su vida diaria.
  • Desarrollar una labor de cuidado-protección-educación de los más pequeños cuando sus progenitores por diversas circunstancias no pueden desarrollar su rol.
  • Fomentar un punto de encuentro, socialización y referencia para la comunidad, potenciando el asociacionismo, las jornadas y charlas informativas sobre los derechos de la infancia, club infantiles, etc.
  • Disponer de un comedor donde puedan atenderse las necesidades nutricionales de los niños que por uno u otro motivo asistan al Aula-canguro, adecuando si es necesario la dieta a la necesidad que pueda determinar una patología.

Captura de pantalla 2014-05-03 a la(s) 16.28.45

Puede verse la presentación del proyecto pulsando en la siguiente imagen:

  Kangaroo class in Walmara, Ethiopia. from federico oliver on Vimeo.