La Residencia y Club de chicas en Kolobo, Walmara, abre sus puertas, en ella vivirán 40 niñas en un entorno seguro para que puedan continuar estudios de Secundaria. Todas las mujeres y las niñas tienen derecho a la no discriminación por razón de su género, a la no violencia, y a que los Estados las protejan poniendo en marcha medios de protección y prevención, y de penalización para quienes la ejercen.

Abay con este programa de acción dirigido a las alumnas de secundaria, está realizando una aplicación práctica de la justificación teórica y sistemática de varios organismos internacionales que tienen como objetivo la protección de las mujeres y niñas, tales como:

– La IV Conferencia de la Mujer celebrada en Beijing en 1995 en la que se adopta la Declaración y Plataforma de Acción recogida en 12 áreas de actuación, como salud, educación o empoderamiento, con una referencia expresa a la niña.

– La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) adoptada por la Asamblea de Naciones Unidas, 1979,ratificada muchos Estados, entre ellos el de Etiopía y que además tiene un Comité que examina la situación en los países que han ratificado la Convención, emitiendo informes y recomendaciones de mejora.

– La Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible recoge de manera transversal en sus 17 objetivos, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, y específicamente en su objetivo 5 persigue lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas. Entre sus metas están eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en el ámbito público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación, así como todas las prácticas nocivas contra las niñas.

En cuanto a Etiopía, el último informe del año 2019 del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) describe cuál es la situación de la mujer y las niñas y realiza una serie de recomendaciones en diversos aspectos, sobre todo legislativos en base a su análisis. Así, en referencia a la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y el derecho de las niñas a la educación y la salud, que son señaladas también por las ONGs que trabajan en la zona por su prevalencia, el Comité reconoce los avances en los planes de acción aprobados en el año 2013 por el Estado de Etiopía para combatirlas, pero también muestra preocupación por la falta de seguimiento y evaluación, porque sigan sin aplicarse las penas más severas, y por el mantenimiento de estas acciones en contra de las niñas. En cuanto a la educación, hay preocupación por la diferencia de género en la finalización y abandono de los estudios de primaria por parte de las niñas, por la falta de preparación de las instalaciones escolares para la higiene necesaria durante la menstruación y por el acoso sexual al que son sometidas durante el trayecto hacia la escuela, e incluso dentro de esta. Por lo tanto, el Comité CEDAW sobre el derecho de las niñas recomienda al Estado de Etiopía que promueva su educación en todos los niveles como base para su empoderamiento y se les garantice un entorno escolar seguro, para prevenir las situaciones de acoso y abuso sexual. Respecto a la salud, su recomendación es que amplíe y mejore la difusión de información sobre la salud sexual y reproductiva y la prestación de servicios a las mujeres y las niñas, incluso en el medio rural, sobre la base de los principios de la inclusión y la accesibilidad. La Organización Mundial de la Salud coincide y propone el empoderamiento femenino, como prevención para mejorar los resultados en materia de salud sexual y reproductiva de las adolescentes y reducir la MGF.

Abay por tanto, en línea con estas organizaciones internacionales, está proponiendo la educación como herramienta de empoderamiento y superación de esta situación que padecen las niñas etíopes, fomentando su acceso y permanencia en el sistema educativo, y su capacitación personal para que puedan enfrentarse a las discriminaciones y puedan tomar sus decisiones, sobre el ejercicio de sus derechos y su futuro. Además las niñas continuarán en Kolobo con el “Club escolar de niñas Yabadabada” como un recurso complementario a la intervención escolar y educativa, en el que intervendrán también los chicos becados en Kolobo para que la intervención sea lo más completa posible. El programa de actividades de la Residencia y del Club de chicas abarca una serie de áreas tanto de apoyo escolar, como de educación en derechos y empoderamiento que se organiza en áreas temáticas que se van desarrollando a lo largo de todo el curso escolar con ayuda de personal especializado. Ámbito académico. Apoyo y refuerzo escolar con el objetivo de dotar a las estudiantes de un apoyo durante el curso en todas las materias, aunque con atención especial a las asignaturas instrumentales, entre las que están las lenguas; la oficial y el inglés; matemáticas y física y química. – Informática. Su finalidad es el acceso al mundo digital, al tiempo que romper los estereotipos de género en la formación, iniciándose las niñas en el mundo tecnológico y de ciencia. Empoderamiento y derechos humanos. Como intervención para la prevención de la violencia contra las niñas, su empoderamiento y promoción de sus derechos. Área de Salud. Sus propósitos son la información y promoción de la salud, en el ámbito de los derechos reproductivos y el desarrollo de una sexualidad plena. Ocio y tiempo libre. Práctica del deporte de forma continuada para contribuir a su desarrollo físico y personal. También se contemplan actividades de participación en la Comunidad para fomentar su visibilidad y la toma de decisiones, poniendo el acento en los modelos positivos, huyendo de los estereotipos. Este es un proyecto en el que las protagonistas son las niñas etíopes que son las que deberán dar los pasos con su esfuerzo e implicación para que en el futuro más próximo posible puedan ejercer las acciones para transformar sus vidas, la de sus familias, y participar activamente en la comunidad, objetivos que forman parte del proceso educativo y de empoderamiento emprendido con estas adolescentes en su “kebele” tanto en la escuela, como en el Club.

Para un conocimiento más exhaustivo ver el TFM de la Universidad Jaume I, de Mª Encarnación Ojeda Zerpa

El proyecto cuenta con la coparticipación de la Asociación Etiovida.